Una historia que ha sido marcada por el espiritu santo, quien nos ha guiado a toda verdad y al conocimiento del verdadero amor. Alejandro Garcia