Hace un tiempo solo eran miradas, luego se añadieron las sonrisas; y en cada etapa de esas yo me perdía en tu mirad, en ese océano de amor y belleza, quería pasar horas y horas nadando allí.

Andrés Camacho